El volumen o rollo de papiro, es en realidad lo que sería el antecesor de lo que conocemos hoy como libro. Los romanos lo utilizaban para escribir textos de todo tipo: documentos oficiales, poesías, registros, textos literarios, etc. La ventaja de los rollos en relación con las hojas de papiro simple, era que se podían escribir textos largos y asegurarse así la integridad de la obra. Básicamente como ahora, donde en un libro podemos seguir ordenadamente los textos escritos, sin perder ninguna de las partes.

Para fabricar estos rollos de escritura, se unían hojas de papiro hasta formar una larga tira de varios metros. El volumen más largo conocido mide más de 41 (El papiro Harris I). La escritura se realizaba en columnas paralelas en sentido horizontal, por lo que el rollo se tenía que desenrollar en ese sentido para poder leer los textos escritos en él. En la mayoría de la películas, los romanos aparecen leyendo textos en volúmenes que desenrollan de forma vertical, cosa que ha creado una falsa idea de cómo se leían estos libros de la antigüedad. Para leer el volumen, este se tenía que desenrollar con la mano izquierda, mientras se sujetaba con la derecha.

Pasemos ahora a las partes de las que está compuesto un volumen: El rollo está compuesto de “plágulas”o “kollemata”, es decir láminas u hojas de papiro. Normalmente se usaban unas 20 hojas para formar el rollo en sí, que se llamaba “Scapus”. Los rollos podían ir con uno o dos “umbilicus” que serían los cilindros de madera sobre los que se enrollaba el papiro para facilitar su lectura. Estos cilindros podían ser de madera o marfil. En los extremos del umbilicus, podían existir unos extremos torneados (como los que existen ahora para las barras de las cortinas de madera) conocidos como “cornua”. Del rollo colgaba una etiqueta llamada “index” o “Titulus” donde se escribía el título del documento para así facilitar su búsqueda, cuando estaba almacenado. (Sería como ahora, los lomos de los libros, por dónde podemos identificar de que libro se trata). Esta etiqueta podía ser también de papiro o de piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *